Guía 2019 para elegir un máster

Por 5 enero, 2019formación

Llevas dándole vueltas a si necesitas hacer un máster y si es este el momento adecuado. En este post voy a intentar despejar las dudas y claves reales (algunas de las cuales puede que no te gusten…) que debes de tener en cuenta.
Como el post es bastante extenso, he pensado que os sería útil un índice para que podáis ir directamente a los puntos que más os puedan interesar aunque os recomiendo que lo leáis con detalle:
Índice:

¿Realmente necesitas un máster?

Realizaros a vosotros mismos esta pregunta con toda la sinceridad que podáis. Visualizar vuestro perfil profesional (da igual si sois juniors o seniors), debéis entender que dicho perfil debe sustentarse sobre cuatro pilares o patas:

  • Formación
  • Experiencia
  • Especialización
  • Idiomas

Muchos perfiles juniors con los que hablo, recién graduados, simplemente realizan el máster porque avanzan en piloto automático, es decir, por miedo a enfrentarse al mercado laboral, se decide prolongar la pata formativa enlazando la carrera con un máster (especialización). En este tipo de perfiles en mi opinión se deben hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Tengo la suficiente experiencia laboral para haber valorado cuál es la especialización que necesito?
  • ¿Guarda coherencia la formación realizada con la que se desea recibir cursando el máster?¿eres consciente de ello?
  • ¿Qué hay de los idiomas? ¿Son necesarios para el puesto en el que quiero trabajar y/o progresar?

En perfiles más senior, con ya una dilatada experiencia laboral, se debe valorar si las responsabilidades actuales o a las que se aspiran en la empresa (o a la que aspiras entrar…), requieren de una especialización o un reciclaje formativo en el momento en el que uno se encuentra. En ocasiones, pese a haber cursado un máster, las personas se encuentran con que en su actual puesto o al que aspiran no requieren de dicha formación y tal vez hubiera tenido más valor añadido apuntalar el perfil profesional por otro lado. En este tipo de perfiles, también aconsejo afrontar las siguientes preguntas:

  • ¿Realizar el máster impulsará tu carrera en tu empresa actual? En caso contrario, ¿estás preparado para un cambio de empresa?
  • ¿Tienes responsabilidades profesionales, personales y familiares? ¿Son compatibles con la formación y el formato del máster? ¿es el momento adecuado?

Una vez hecho “examen de conciencia”, toca ver la inmensa oferta formativa que existe en el mercado. Por ello, creo que es buena idea realizar una segmentación principal para ir descartando u apostando por unas y otras:

Máster Presencial vs Máster Online

Quedaros con esta frase (según que algún gurú o sabio la dijo primero…): No hay másters mejores o peores sino másters que se adaptan mejor o peor a lo que cada uno vaya buscando. No dejéis que ningún amigo o comercial que os esté vendiendo el programa os diga que el máster X es el mejor, o que el máster Y es mejor porque él o ella lo ha cursado…

De nada me sirve que el máster X sea el mejor si no ofrece su modalidad online porque sus clases son entre semana y yo no puedo atenderlo porque mi jornada laboral me lo impide. Ese máster no es el mejor….para mí, ¿entendéis?

Huir de todo aquel comercial que os siente y empiece a disparar las bondades del máster sin antes preguntaros por vuestras necesidades, inquietudes y perspectivas.

A continuación os daré mi opinión con las ventajas y desventajas de cada uno de ellos:

Ventajas y Desventajas de los másters presenciales

Su principal ventaja es sin duda el networking y compañerismo que puedes generar con el resto de alumnos y profesores.

Algo que no debéis dejar de tener en cuenta y en mi opinión supone una gran ventaja en los másters presenciales, es si el centro formativo donde se va a impartir dispone de espacios donde trabajar fuera de las horas formativas. En multitud de módulos del postgrado tendréis que trabajar en vuestro proyecto (ya sea grupal o personal) y disponer de una biblioteca o aulas donde reunirse para trabajar es algo muy a tener en cuenta. Muchos de vosotros pensaréis que donde mejor trabajas es en tu casa pero, esto es como ir al gimnasio, rindes mucho más cuando estás en un ambiente donde se respiren tus mismos objetivos. Piénsalo, quizás tienes que trabajar en el proyecto tras tu jornada laboral y en casa tienes compañeros de piso, familia o nunca os ponéis de acuerdo en tu grupo para quedar en un sitio. El disponer de un punto de trabajo común es estupendo.

La principal desventaja que podéis encontrar en los másters presenciales es lo encorsetado de su programa, obvio por otro lado y no lo critico, pero tal vez el calendario del programa pueda suponer una desventaja para alguien. No olvidéis preguntar detalladamente cuando se da cada módulo y su duración. Pensad que quizás por motivos personales, laborales o familiares tengáis que ausentaros durante esos días. A veces, no importa demasiado ausentarse de una parte de la formación que ya controlas, pero imagina que es una de las partes más críticas o importantes para ti…¡hay que tenerlo en cuenta!

Otra desventaja al cursar un máster presencial a tener en cuenta es su número de ediciones anuales, es decir, por normal general los másters presenciales suelen tener su inicio entre los meses de septiembre y octubre. Si el centro y esa formación está muy demandada, suelen sacar segundas o terceras ediciones a lo largo del año (normalmente en febrero, marzo, abril…) pero no suelen tener la misma demanda de alumnado (cosa a tener en cuenta. ¿Prefieres un máster con 30 compañeros….o con 15-20…?). Por esta estacionalidad en ocasiones se hace complicado cuadrar agendas laborales, tener el dinero listo, aprovechar descuentos o becas para exactamente esas fechas. ¡Tenerlo presente!

Ventajas y Desventajas de los másters Online

Este tipo de másters son impartidos o bien por Escuelas de negocio, Universidades o Centros formativos.  Debéis diferenciar muy bien si el máster que os interesa tiene modalidad presencial o sólo es online. Normalmente los másters exclusivamente online son los más extendidos y donde más oferta formativa existe. La razón es bien sencilla, normalmente son impartidos por escuelas o centros que no tienen sede física y no necesitan mantener ninguna infraestructura salvo un aula virtual por lo que son mucho más sencillos y económicos de montar.

La ventaja de los másters online es la flexibilidad de su agenda. Normalmente tienen un inicio y un final si, pero puedes visualizar las clases y acceder a la documentación online con mucha más autonomía y flexibilidad que en un máster presencial.

Otra ventaja es el ahorro que supone. Por regla general, los másters online son más baratos que los másters presenciales. Los centros que los organizan no tienen que soportar los costes que supone el profesorado, aulas etc…En cada promoción y salvo excepciones, siempre serán más económicos.

En ocasiones, lamentablemente no puedes permitirte trasladarte físicamente a la ciudad donde se imparte el máster presencial y si puedes, supone un desembolso adicional a tener en cuenta (transporte, dietas, pernoctación…). Con los másters Online las personas de todos los lugares pueden acceder a ellos…

La principal desventaja de los másters Online es el menor networking y sinergias que se establecen durante el mismo con compañeros y profesorado. Mucha gente te hablará de que en estos másters con la interacción del aula virtual eso no pasa, que para eso están los foros, los grupos de whatshapp etc…pero seamos sinceros, no es lo mismo. Tal vez dentro de 10 años la cosa cambie pero a día de hoy, no son comparables los másters Online con los presenciales en este aspecto.

Otra de las desventajas de los másters Online es aunque a sus promotores y/o antiguos alumnos les cueste admitirlo, el nivel de prestigio frente a los másters presenciales. Tal vez esto no suceda tanto en los programas que tengan ambas modalidades pero ya digo, a día de hoy en el ambiente flota que los másters Online tienen un nivel inferior.

El número de horas en los másters Online es engañoso ya que los centros que los ofertan, pueden meter un número bastante grande de videos (desfasados o cuyo valor añadido sea más que dudoso) que hagan incrementar el número de horas. Con esto consiguen que la gente que se basa en elegir los másters por su duración crea que estos son de mayor calidad.

Másters Oficiales vs Másters Privados

La gente que busca un máster, sobre todo en primeras fases de investigación sobre qué máster elegir, prioriza que sea oficial por encima de que sea privado y en mi opinión debéis de tener ciertas variables en cuenta que paso a detallaros (recordad lo dicho antes, no hay másters mejores o peores):

Ventajas y Desventajas de los másters oficiales

La principal ventaja de los másters oficiales es que tienen detrás una universidad que los avala (que luego el prestigio de esa universidad ya puede ser cuestionable, pero eso es otra historia…). Eso implica dos cosas, por un lado que el plan de estudios/programa del máster cumple determinados requisitos y por otro, que cuando termines el máster oficial tengas un título de postgrado universitario. Esto último es muy válido por ejemplo para acceder a oposiciones.

Otra ventaja que tienen los másters oficiales es que en su programa formativo se incluye un determinado número mínimo de créditos (horas) destinados a prácticas en empresa. Esto es algo muy muy válido para aquellos perfiles juniors que desean adquirir a la vez experiencia laboral. Ahora bien, y esto es muy importante, el acceso a prácticas en empresa no es exclusivo de los másters oficiales, también lo encontraréis en algunos másters privados, pero en éstos últimos no es requisito fundamental para aprobar el máster.

Ahora bien, debéis de saber que los másters oficiales también cuentan con desventajas. Y es que debido a que tienen que cumplir con determinadas burocracias y acreditaciones (como por ejemplo Aneca), en ocasiones no consiguen que sus programas y profesorado sean dinámicos y puedan ajustarse con agilidad a las demandas del mercado.

Ventajas y desventajas de los másters privados

Los másters privados no tienen por qué depender de las universidades por lo que la puerta de acceso a otro tipo de instituciones para que las oferten es muchísimo mayor y es que hoy en día, montas una página web, alquilas unas aulas si sale la formación…¡y ya tienes una escuela de negocios! (nótese la ironía…).

La principal ventaja de los másters privados es que, pueden tener un dinamismo y practicidad mucho mayores. Los planes de estudio o módulos pueden cambiar más rápidamente adaptándose a las necesidades del mercado. No tienen que rendir cuentas a nadie salvo a sus propios organismos.

La desventaja de los másters privados es la propia prostitución de la palabra máster. Al no tener que rendir cuentas ante nadie, cualquiera podría crear un máster de 60 horas (o menos…) de formación sobre determinada temática o sector. Eso consigue que haya instituciones que tengan másters privados de 600 horas y otras que tengan 10 veces menos horas teniendo prácticamente el mismo nombre de la titulación. Si bien es verdad lo que decíamos anteriormente, que la duración no es sinónimo de calidad, hay extremos que son sangrantes.

Otra desventaja de estos másters es que si los necesitas para puntuar de cara a investigaciones, doctorados u oposiciones…no te van a valer. Estos programas van más encaminados a progresar en el ámbito del mercado laboral.

Másters Blended

Estos programas másters en mi opinión son los ideales. Compaginan lo mejor de las dos modalidades máster (presencial y online). Este tipo de programas pueden conseguir un equilibrio francamente bueno entre formación presencial con todas las ventajas que comentábamos anteriormente, con documentación (videos) adicionales (que si son exclusivos mucho mejor…) para que, todo aquel que desee profundizar en una determinada materia, pueda beneficiarse de ellos.

Es muy importante que sepáis qué porcentaje del máster blend en el que estéis interesados supone un formato presencial y cuanto online.

Los másters y sus valores añadidos desfasados

Aquí me gustaría hacer especial hincapié y es que las escuelas de negocio y centros universitarios llevan sacando pecho y poniendo en valor determinados puntos que, por favor, ya no lo son. La razón es bien sencilla, a día de hoy la gran mayoría los tienen.

Es como si una marca de coches destacase en sus anuncios que su nuevo modelo estrella dispone de aire acondicionado, 4 ruedas y dirección asistida…

A continuación os expongo algunos de ellos que seguro os suenan:

Másters impartidos por profesionales del sector

Cuando los másters eran impartidos solo por escuelas de negocio y las universidades no se habían metido en el ámbito de los postgrados, podría entenderse que los profesores de los másters fueran profesionales/trabajadores de sus respectivos sectores (ya que en la universidad solo trabajaban profesores titulados). Pero a día de hoy…todas las escuelas de negocio y todas las universidades cuentan con un perfil de profesorado que son profesionales en su sector.

Otra cosa es el prestigio de dichos profesionales y la calidad de su docencia. Además, debéis de saber que en lo que a profesorado se refiere, hay muy pocos docentes que sean exclusivos de una escuela o universidad y de uno u otro programa (comprensible por otra parte viéndose desde el punto de vista del docente que ha de ganarse la vida).

Máster en rankings, listados y tops varios

Este puede ser uno de los puntos que más polémica puede generar y es comprensible. Pero en mi opinión, hay taaaaaaantos rankings con taaaaaaantas variables, que han dejado de tener valor añadido. Además, los rankings suelen ser como los avisos legales o condiciones de privacidad en las páginas web, todo el mundo los ve pero nadie profundiza en ellos (pensarlo, ¿cuántos habéis cogido un ranking y habéis analizado con detalle qué escuelas, centros o universidades han participado, con qué baremos se han calculado las puntuaciones o qué condiciones en general tienen?).

Valores importantes en la elección de un máster

Una vez visto todo lo anterior, seguro que ya tenéis mucho más claro qué tener en cuenta a la hora de elegir un máster pero, ¿y qué pasa cuando ya estás dentro o lo has terminado? En mi opinión debes de tener en cuenta lo siguiente:

Asociación de antiguos alumnos

Las asociaciones de antiguos alumnos (Alumni) son muuuuuuuuuuy importantes y deberían marcar un punto diferencial entre las universidades o escuelas de negocios que estéis valorando. Una vez acabado el máster requerirás de cursos de reciclaje formativo, actividades de networking donde hacer negocios y mantener el contacto con compañeros y profesores. Además, pertenecer a estas asociaciones en muchos lugares es sinónimo de prestigio profesional y debéis tenerlo en cuenta.

Ahora con Linkedin todo es más fácil para identificar a los antiguos alumnos de un máster pero el tener una asociación de antiguos alumnos de referencia a la que poder acudir para conocer de primera mano qué tal les ha ido a los antiguos alumnos está genial.

Másters con Bolsa de empleo

Nunca sabes cuándo vas a necesitarla. Tal vez cuando te matricules en el máster no la necesites pero es genial poder contar con ella. Conocer el tipo de ofertas de empleo que se gestionan, si son “exclusivas” para dicha bolsa (de nada sirve tener la misma oferta en Infojobs que en la bolsa de empleo de tu escuela o universidad) y su funcionamiento e influencia es algo muy importante a la hora de valorar el cursar un máster en un centro u otro.

Sedes o filiales

A día de hoy con la flexibilidad que demanda el mercado laboral, sobre todo en perfiles juniors, nunca sabes donde puedes terminar trabajando. Un valor añadido genial es que la escuela de negocios o universidad donde estés pensando en cursar un máster disponga de distintas sedes repartidas por la geografía española o mundial. De esta manera, si cursas un máster en Madrid y terminas viviendo en Valencia y ahí existe una sede del centro, siempre podrás seguir beneficiándote de su bolsa de empleo, actividades de networking o instalaciones.

Becas o descuentos en los másters

Todas las universidades o universidades tienen las suyas. Cada uno las llama de una manera pero al fin y al cabo vienen a ser un incentivo para captar a los mejores expedientes, antiguos alumnos de sus propios programas o determinados perfiles (internacionales, parados, menores de 25 años, mayores de 40 etc…).

Mi consejo es que busques en ediciones anteriores, normalmente la estacionalidad de estas becas o descuentos se repiten en el tiempo. De esta manera podrás valorar de cuánto tiempo dispones para tomar la decisión de estudiar el máster con esa institución.

Conclusiones sobre estudiar un máster

Wow, ¡menudo ladrillo os acabo de soltar! Casi tres mil palabras y aquí sigues, ¡leyendo!

Como conclusión reiterar lo dicho anteriormente, no permitas que nadie te diga que un máster es mejor que otro. Todo depende de las condiciones personales de cada perfil. Como siempre digo, de nada sirve comprarse el mejor de los ferraris si lo que necesitaré es un coche para meterlo por el campo…

Hablad con todo el mundo, antiguos alumnos, amigos, familiares, comerciales de los centros que os interesen y cuando tengáis el máximo posible de información, tomar la decisión. Como comentaba antes, estudiar un máster no supone solo un esfuerzo económico sino también personal y familiar (os vais a “casar” durante X tiempo con ese programa y va a suponer muchos recursos a invertir. Hay que pensarlo muy bien).

Seguramente me habré dejado cosas en el tintero pero para eso te invito a que utilices los comentarios más abajo, coméntame qué te parece, cuáles son tus inquietudes y si te puedo ayudar en algo…¡no dudes en contactarme!

Víctor

Autor Víctor

Más posts de Víctor

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar mis servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

¡Acepto! ¡No acepto! Centro de privacidad Configuracion de Privacidad Conozca más sobre mi política de cookies